Canal RSS

CULTURA SIN TORTURA

Sonreír, la llave del mundo

Por Cuauhtémoc Miranda

HEMOS PERDIDO LA CAPACIDAD de sonreír, algo tan natural y gratificante, lo estamos echando al traste. Por miles de años el ofrecer una sonrisa ha marcado cada momento del ser humano, la hilaridad que desprende una carcajada se tiene que retomar porque es terapéutica y reconfortante. Ofrecer un sonrisa se debe convertir en algo del cotidiano, mostrar alegría marca singularidad y apoya de sobremanera en estos tiempos tan convulsos.

Varios estudios arrojan que el adulto promedio sonríe una media de 25 veces al día, mientras que los niños lo hacen alrededor de 300 veces. Estos números lo único verdadero y contundente que indican es que conforme vamos creciendo, perdemos esa frescura y esa facilidad que se tiene para ofrecer una sonrisa.[1] No se trata de convertirnos en personas simplonas para estar sonriendo todo el tiempo, se debe de procurar hacer de nuestra carta de presentación una sincera y agradable sonrisa. Andamos por las calles mostrando nuestro peor rostro, es como si todo el mundo conspirara en nuestra contra para ofrecerle así una cara de enojo o malestar; esa percepción se tiene que cambiar o hacer el intento por modificar, aunque sea un poco.

Se ha demostrado que la risa aumenta la actividad de los anticuerpos en el organismo en un 20%, lo que nos ayuda a destruir virus y células tumorales. Sonreír tienen un efecto positivo en nuestra apariencia y bienestar.[2] Debemos de tomar a la sonrisa como una gran medicina, que nos ayude, en medio de todas las adversidades, a ser ese ligero bálsamo que amortigüe las penas o el dolor. Esta capacidad innata no se tiene que perder ni disminuir, es obligatorio hacerla una costumbre.  

Una sonrisa, abre las puertas más selladas y difíciles de abrir, modifican el ambiente moral y pueden ser factor determinante para una buena relación o el inicio de una conversación. El doctor Duchenne de Boulogne[3] experimentó por muchos años con la fotografía médica y estableció que muy pocas veces mostramos nuestro lado alegre o simpático, en pocos momentos reflejamos nuestro verdadero grado de felicidad o alegría, muchas de las imágenes analizadas por el doctor, muestran sonrisas que expresan sentimientos muy diferentes, los cuales incluyen miedo, ira, desprecio, entre otros.[4] El tener una sonrisa sirve de diferenciador, contrasta de los demás, produce un buen efecto dominó y contagia a nuestro entorno.

Entre hombre y mujeres, son ellas las que sonríen más. La prestigiada Universidad de California a través del big data, ha analizado 37 mil fotografías de anuarios estadounidenses que se han publicado a lo largo de 100 años, ofreciendo curiosos detalles sobre la evolución de la sonrisa.[5] Detectó que las chicas mostraban una sonrisa más natural y que en la mayoría de las imágenes ofrecían esa linda sonrisa, mientras que los caballeros, en un porcentaje más alto aparecían serios o con una sonrisa un tanto cuando fingida.    

Una sonrisa en una extraordinaria carta de presentación, transmite buenas vibrar y permite la sinceridad, tomemos como ejemplo a los niños, ellos no son falsos, en una fiesta si el mago no les entretiene, se paran y se van; si un libro no conecta con ellos desde la primera línea, simplemente no lo leen; si la película no los atrapa desde el comienzo, ya no querrán verla. Habrá que retomar ese sentido infantil y hacer de la sonrisa algo más cotidiano, porque en mucho nos ayudará a aligerar nuestros pensamientos, que mucha falta nos hace. Una sonrisa puede ser la diferencia entre sentirnos bien o seguir siendo de los muchos que no ven el lado alegre de vivir, ¿en dónde queremos estar?


[1] https://crearsalud.org/10-razones-por-las-que-debemos-sonreir-cada-dia/

[2]http://nuevotiempo.org/mejorcadadia/los-beneficios-de-sonreir-y-reir/

[3] (Boulogne-sur-Mer17 de septiembre de 1806 – París15 de septiembre de 1875), fue un médico e investigador clínico francés del siglo XIX que se considera como pionero en la neurología y en la fotografía médica

[4] https://lamenteesmaravillosa.com/los-19-tipos-de-sonrisa-segun-duchenne-de-boulogne/

[5] https://www.abc.es/recreo/abci-demuestran-mujeres-sonrien-mas-hombres-201512011821_noticia.html

TEXTO PUBLICADO EN LA REVISTA SIGNUM

CULTURA SIN TORTURA

Reprobados en materia cibernética

Por Cuauhtémoc Miranda

EN ESTE AÑO DE CRISIS MUNDIAL provocado por la pandemia, millones de alumnos se vieron en la necesidad de continuar con su vida académica, pero esta vez, en línea. México no se quizo quedar atrás, y de la noche a la mañana decidió adoptar esa forma de impartir clases en los niveles de primaria, secundaria y hasta preparatoria, cuando la realidad es que nuestro país no tiene la cobertura para migrar a este tipo de sistema educativo, no se tiene ni la infraestructura ni los planes de estudio acordes para esta innovadora forma de tomar clases.

Para aspirar a una implementación tecnológica educativa de grandes dimensiones lo primero que se requiere es de una cobertura de internet a gran escala, es decir, que la mayoría del territorio cuente con conectividad a la red de redes. Para tener un panorama en México, en lo que respecta a servicios de telecomunicaciones y a internet, solo el 88% de la población tiene conexión a una red móvil, además el 30% de quienes no pueden conectarse a internet no pueden hacerlo porque no tienen recursos y solo 2% no pueden usarlo porque no tienen cobertura.[1] Si no se cuenta con la herramienta, cómo quieren aplicar un sistema de enseñanza cuando la cobertura no es total, y lo más importante, cuánto tiempo llevaría ampliar esta capacidad electrónica.

Aunado a la cobertura se tiene que tomar en cuenta la velocidad de la red, en un ranking de los 100 países en cuanto a rapidez de su red, en Latinoamérica el que está mejor ubicado es Panamá, que ocupa el puesto 72 a nivel mundial, tiene una velocidad promedio de 7.05 Mbps y requiere de 1 hora 36 minutos y 54 segundos para hacer la descarga. Luego aparecen Puerto Rico (1.39.15), Uruguay (1.50.15), Cuba (1.57.08), México (1.59.58), Chile (2.24.07) y República Dominicana (2.34.49). Son los únicos que ingresan entre los primeros 100.[2] Qué tan importante será tener una buena velocidad para el uso de internet, este apartado lo dejó a su valoración.

Si bien los fierros nos ayudan mucho para tener una educación a distancia o en línea, también se tiene que tomar cuenta los planes de estudio, cada asignatura está diseñada para una clase de tipo presencial, donde el profesor se instala frente a un grupo y va llevando los tópicos acordes al grado y a la complejidad del tema, quizá al momento de la sesión puede encontrar situaciones que hay que solventar y así sacar adelante la clase, nunca perdiendo de vista que la clase es presencial; qué sucede con una clase en línea, desde luego las cosas cambian. Se deben implementar otras dinámicas, ejercicios, tareas, dosificación de los temas, formas de calificar, entre muchas otras variables que al momento de llevar las clases a distancia resultan de gran peso para la enseñanza de la materia.

En un estudio realizado por la Fundación Santillana, dejó claro que países como Finlandia, Singapur y Corea del sur, se han convertido en líderes en materia educativa; esto lo ha logrado por los aprendizajes de sus alumnos, por la calificación de sus docentes, por el uso educativo de las TIC’s (Tecnologías de Información y Comunicación) y por la contribución al desarrollo y a la innovación que la educación, como política prioritaria, tiene en cada uno de ellos.[3] En comparación a nuestro país, aquí la cobertura de internet no es total, hay profesores que no cuenta con una computadora u ordenador y que decir de los alumnos, un número considerable no tiene acceso  ni a un televisor, menos tendrá conectividad a un dispositivo móvil electrónico; cómo pretender impartir clases con esas variables. Las universidades privadas apenas lograron con la contratación de diversas plataformas, mantener las clases vía virtual, qué se podría esperar de un colegio público.

Durante estos meses de encierro, las aplicaciones más descargadas fueron, en primer lugar, la plataforma Zoom.us y en segundo, Google Classroom. La solución no era bajar estas aplicaciones, la situación toral es conocer a fondo las bondades de estos instrumentos, no solo es revisar el tutorial de Youtube, es generar toda una infraestructura académica acorde al grado educativo. Asesoras a profesores y alumnos de cómo se impartirá la clase, generar las actividades y los ejercicios adecuados al nivel educativo, no solo con decirlo se aplicará, para todo esto se requiere tiempo y gran capacidad técnica.

Nuevamente tenemos la gran oportunidad de comenzar a estrechar la brecha entre un sistema educativo y las nuevas tecnologías. El valernos de los avances técnicos para llegar a más alumnos con una educación de calidad y bien sustentada, será siempre el objetivo en mente, pero si los pretextos y las malas reformas no ayudan a mejoras todos los rubros que se requieren, seguiremos en el rezago cibernético-educativo.


[1] https://www.eleconomista.com.mx/tecnologia/En-Mexico-hace-falta-mas-acceso-a-internet-que-cobertura-IFT-20190513-0057.html

[2] https://www.infobae.com/america/tecno/2018/07/10/el-ranking-de-los-paises-con-mayor-velocidad-de-conexion-a-internet/

[3] https://fundacionsantillana.com/tic-y-educacion-la-experiencia-de-los-mejores/

TEXTO PUBLICADO EN SIGNUM

CULTURA SIN TORTURA

Invertir en ciencia, reto de hoy

Por Cuauhtémoc Miranda

EN ESTOS TIEMPOS TAN convulsos a nivel mundial, nos queda claro de la importancia y trascendencia de que todas las naciones inviertan en ciencia y tecnología está por encima de cualquier debate. En medio de tantos avances y desarrollos científicos tan innovadores, los imprevistos en materia de salud pueden provocar que todo el planeta de detenga a causa de un virus y que no se hayan inventado o desarrollado los medicamentos para contrarrestar una pandemia. De ahí la importancia de ubicar en dónde se tiene que invertir de forma constante, porque la salud es lo más importante que tiene el ser humano.

Pero como están las cifras en este rubro, quién invierte más y tristemente quién invierto menos en materia de Investigación y Desarrollo. Israel y Corea del Sur son países que se dieron cuenta que invertir en estas áreas no es tirar el dinero a un bote sin fondo, se propusieron incrementar el porcentaje del PBI que destinan a investigación y desarrollo. Estas naciones asignan el 4.3% del total de lo que producen, seguidos por Japón (3.4%), Finlandia (3.2%), Austria (3.1%), Suecia (3.1%), Suiza (3%) y Dinamarca (3%).[1] Estos índices son con base en su producto interno.

En cifras más globales los números son los siguientes, EEUU invierte en Investigación y Desarrollo ($ 476,5 mil millones) y China ($ 370,6 mil millones), y representa el 47% del total de los gastos globales de I + D. Añadiendo Japón y Alemania, el total llega al 62,5%. Por ejemplo, países como Corea del Sur y Japón asignan la mayor parte de sus economías a I + D, lo cual es parte de la razón por la que también se encuentran en la lista en términos absolutos.[2]

Y cuál es el panorama en nuestro país. México escaló alrededor de 3 puntos en el Índice de Innovación entre 2012 y 2018; pero la poca inversión en investigación y desarrollo (I+D) que ronda menos de 0.5% del PIB, lo ha hecho quedar rezagado junto con países como Chile, Uruguay, Nigeria, Argentina y Costa Rica.[3] En pocas palabras, la inversión en este rubro es absurda y no alcanza para generar las grandes innovaciones que requiere el mundo. Quizá los avances en Investigación y Desarrollo pueden tener una repercusión muy local, pero qué pasa con otras latitudes.

Nos hemos dado cuenta que un problema de salud se puede convertir en una pandemia de alcances ilimitados, es ahí donde se tiene que de demostrar de qué estamos hechos, en estos tiempos la visión económica, política y social en todos sentidos, no solo debe cubrir la parte local, que si bien es importante y prioritaria también debe enfocarse en el ámbito global, es arriesgado como nación esperar a que otros hagan el trabajo, aprender e ir llevando una problemática sin un sentido de generación propia de una nación que se ocupa de los grandes y pequeños detalles.

La salud es lo más preciado que tenemos, y si no se ha priorizado, entonces de qué lado estamos jugando, por ello es importante que se generen políticas en ciencia e investigación acordes a nuestras múltiples necesidades, modelos de prevención, que apoyen a una buena salud tanto en cuerpo como en alma, ojalá que en este encierro, nos haya quedado claro que lo importante es invertir en I + D hoy.


[1] https://www.clarin.com/sociedad/paises-invierten-conocimiento-argentina_0_yKntLVEhe.html

[2] https://www.eulixe.com/articulo/sociedad/infografia-que-paises-invierten-mas-en-investigacion-y-desarrollo/20190226063043010181.html

[3] https://www.eleconomista.com.mx/tecnologia/Mexico-debe-invertir-2.5-del-PIB-en-investigacion-y-desarrollo-para-crecer-innovacion-20190319-0066.html

TEXTO PUBLICADO EN LA REVISTA SIGNUM Nº68

CULTURA SIN TORTURA

No más nomofobia

Por Cuauhtémoc Miranda

ESTE MUNDO POSMODERNO SE CREE y siente hiperconectado, hiperinformado e hipercomunicado, pero la realidad es que tendemos más a una fobia que a una filia en materia de tecnología. En mi entorno me sorprendió que dos conocidos no tuviesen celular; sí, no cuentan con un aparato móvil para estar en “comunicación”, ambos solo tienen teléfono fijo, más aún, no tienen ni contestador automático de llamadas, su afirmación es contundente, si me quieren contactar será hasta la noche que regrese a casa o cuando pueda revisar el correo electrónico, los dos coinciden, no necesitamos de ningún celular. Al momento de trasladarse, van leyendo o viendo el entorno; simplemente no son adictos al dispositivo electrónico.

En promedio, una persona ve su celular unas 150 veces al día[1] sino es que más, al momento de hacer nuestra vida no nos percatamos del tiempo que le ofrecemos a ese pequeño aparato, nos dejamos llevar por todo lo que nos ofrece, lo estamos revisando en cada momento, hasta en las situaciones más privadas como estar en el cuarto de baño o antes de dormir, seguro cuando se dan cuenta que olvidaron en teléfono regresan de inmediato por este, como si fuera ya parte de su vida, incluso, se pueden desprender de otros artilugios pero del cel, nunca. Ahora las preguntas serían, ¿es muy importante revisar el móvil en todo momento? ¿se tiene que estar comunicando en cada instante de la vida? Si no logramos controlar este tipo de situaciones, podemos tener ya, nomofobia. Este término proviene del anglicismo nomophobia (no-mobile-phone-phobia). Situación que se relaciona con el miedo irracional a estar sin celular o sentirnos incomunicados cuando no podemos disponer de este. Además, esto viene acompañado de síntomas ansiosos y obsesivos, que van desde los malestares leves, hasta manifestaciones severas que requieren atención clínica.[2] Tendremos que hacer una autoevaluación de qué tanto estamos propensos a caer en esta fobia, porque el último en aceptarlo es el que ya está obsesionado con el uso del dispositivo móvil.

Habría que tomar ejemplo de algunas escuelas que han adoptado el método Waldorf,[3] que consiste en no utilizar tecnología en las aulas, es decir, la forma de enseñanza es la tradicional, solo libros y un contacto directo con el entorno, dicho método se implementa en alumnos de primaria y secundaria, la premisa es: nada de tecnología. Una vez en el bachillerato, estos alumnos comenzarás a valerse adecuadamente de algunas tecnologías bajo asesoría y para un buen manejo de las mismas, enfatizando siempre que solo son un medio y no el fin. Tan solo en Silicon Valley, (USA) más de 200 escuelas llevan acabo este plan, no uso de tecnologías. Estos colegios han demostrado que la supuesta conectividad no es tan necesaria para el proceso educativo, de ahí que debemos llevar esta idea a otros planos y tratar de hacer a un lado a nuestro teléfono celular, que lejos de ser un servicio, se transforma en enajenación y un mal sentimiento de estatus por tener el mejor equipo del mercado.

Intentemos estar desconectados, sea por horas o días, no nos hará daño pero sobre todo, no trastornará nuestras mentes, recordemos que somos seres sociales, mantengamos la comunicación de tú a tú. Valernos de la tecnología con el pretexto de estar informados y comunicados no es una buena razón, porque lo que hacemos en la mayoría de las ocasiones es revisar videos hilarantes y contenidos vacíos que lejos de orientar provocan más desinformación. Valdría la pena guardar el dispositivo móvil, quizá con ello logremos conectarnos primero con nosotros mismos. 


[1] https://www.forbes.com.mx/la-nomofobia-la-adiccion-a-nuestros-celulares/

[2] https://www.uic.mx/nomofobia-celular/

[3] https://www.abc.es/familia/educacion/abci-waldorf-pedagogia-centenaria-no-tecnologia-hasta-secundaria-201903270223_noticia.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F

TEXTO PUBLICADO EN LA REVISTA SIGNUM, #65

Cultura sin tortura

Cumplimos un año más

Por Cuauhtémoc Miranda

GRACIAS A TODOS USTEDES este espacio de reflexión cumple 8 años. Durante todo este tiempo, que podría parecer mucho, hemos platicado de diversos temas y sobre todo, ofrecemos a usted querido lector, elementos para formar una opinión. Si bien ahora con las miles de plataformas que existen en la red, y los medios tradicionales, se tiene un flujo de información inimaginable, queremos ubicar en esta palestra nuestro punto de vista y nuestra crítica a como percibimos el entorno.

La mayoría de estas participaciones fueron publicadas en la Revista Signum, Comunicación, Política & Cultura, agradezco enormemente me permitan replicarlas en este sitio, librosnomuerden.wordpress.com a lo largo de esta cronología, tenemos la fortuna de que nos lean en diversos lugares, un amplio espectro de lectores donde el mayor número se ubica en México, en segundo lugar se encuentra la Unión Americana seguida de Argentina, España y Venezuela, aunados también a estos, Indonesia, Corea de Sur, Reino Unido, Uruguay, Paraguay, Brasil, Australia, Turquía, entre muchos otros, incluso, he logrado entablar intercambios epistolares con amigos de estas naciones hermanas.

Mientras la pasión y el entusiasmo no decaigan, seguiremos escribiendo, nos llena, complace y relaja, más en estos momentos de gran turbulencia que vive la humanidad, seguro estoy, saldremos de ello, para continuar transmitiendo nuestras ideas y reflexiones que en mucho se identifican con todos los contextos culturales.

Desde la gran Ciudad de México, un fuerte abrazo a la distancia y nuevamente, gracias mil por leernos, gracias por ser cómplices de estas letras y gracias por hacer generar ideas juntos, hasta luego, hasta siempre.

CULTURA SIN TORTURA

Galardón al vapor

Por Cuauhtémoc Miranda

UNO DE LOS ARTISTAS MÁS PROLÍFICOS y sobre todo luchador social más importantes de México fue el maestro Francisco Toledo (1940-2019). Oriundo de Juchitán Oaxaca, llevó una vida coherente y alejada de todos los reflectores, su trabajo, no solo en las artes, sino en el plano de activista social, mostraron que la cultura puede ser ese factor diferenciador para una mejor sociedad. Fiel a sus principios, decidió no formar parte de ningún sistema político, él desde su trinchera, puso todo el talento al servicio de la comunidad a la cual pertenecía. Al fallecer, “ilustres y cultos” diputados tomaron la decisión de implementar la medalla Francisco Toledo, galardón que se otorgaría a lo más granado del ámbito artístico cultural de nuestro país, pero para este proyecto, no se tomó en cuenta a un elementos muy importante, la familia del artista, que contundentemente afirmó: “Toledo no era partidario de reconocimientos y homenajes”. [1]

A pesar de que los familiares han mostrado su inconformidad, los representantes populares persisten en llevar a cabo esta mal planeada iniciativa impulsada por el presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Sergio Mayer Bretón, sin tomar en cuenta el deseo del homenajeado y con ello el de la familia, que simplemente quiere cumplir lo expresado de quien fuera uno de los máximos representantes de la plástica mexicana.

Para explicar la dimensión de lo solicitado por la familia Toledo, aquí algunos ejemplos que ilustran el cómo algunos artistas han rechazado reconocimientos de gran envergadura.

Cuando al escritor francés Jean Paul Sartre le otorgaron el Premio Nobel de Literatura, no lo aceptó, en una misiva a la Academia Sueca, manifestó que rechazaba el premio porque tenía por regla declinar todo reconocimiento o distinción, y él decía: “los lazos entre el hombre y la cultura deben desarrollarse directamente, sin pasar por las instituciones”. Sartre incluso se atrevió a pagar un anuncio en el diario francés Le Figaro en el que indicaba que no aceptaba el premio porque no quería ser “institucionalizado ni por el Oeste ni por el Este”.[2] Lejos de resultar pedante y soberbio, lo único que verdaderamente demostró este artista, de un tamaño universal, es coherencia a su forma de pensar y actuar, él creía que al aceptar este premio lo volvería parte de un sistema al que a toda costa rechazaba y sobre todo criticaba, valiente postura.

Hablando de escritores, la Fundación Juan Rulfo, no ha aceptado ninguna beca proveniente del gobierno, dicha instancia tiene claro que si acepta alguna dádiva de este tipo, se sentirá comprometida y con poca o nula libertad para operar, de ahí la gran decisión de no aceptar este tipo de apoyo.

En otro escenario artístico, en el cinematográfico, el máximo galardón que ofrece esta élite es el Oscar, este fue rechazado por uno de sus actores insignia, hablamos de Marlon Brando que tomó la decisión de rechazar dicho galardón. El día de la entrega envió a una activista siux, Sacheen Littegeather, a leer su discurso de renuncia. En la misiva el actor expresaba que no aceptaba el premio debido al maltrato que los indios norteamericanos recibían en el cine y en la televisión de Estados Unidos, otra coherente decisión.

En España se dio otro rechazo singular. En 2012, el escritor y académico Javier Marías, no aceptó el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de narrativa que otorga el país ibérica, porque él decía: “no querer ser etiquetado como autor favorecido por este o aquel Gobierno”, ni ser “involucrado en juegos políticos, al margen del partido que esté en el poder”. Aunado a esto el maestro Marías afirmaba que sus profesores eran mucho mejores escritores que él, de tal suerte ellos merecían más ese galardón que él mismo; postura diferente y gran valía.

Se puede tener la falsa idea de que los grandes artistas nos perteneces, pero la realidad es que son hombre y mujeres que tienen derechos y como tal, se tienen que respetar, si el autor o la familia no quiere que el nombre aparezca en calles o medallas, se tiene que cumplir esta petición. Si el intento de “medalla” Francisco Toledo va a promover verdaderamente la cultura, si va a crear lugares propicios para que toda la población acuda a desarrollar alguna manifestación del arte con todos los recursos que se necesita para ello, si se van a reformar estímulos fiscales para los creadores artísticos y sin con ello se logra una sociedad más cultivada, bienvenidas todas las medallas, pero la realidad es que esto no sucederá, de ahí la importancia de respetar los principios dejados para la posteridad del artista, porque su obra y trabajo ya quedaron para toda la vida sin la necesidad de galardones superfluos.

[1] https://www.excelsior.com.mx/expresiones/reavivan-disputa-por-medalla-francisco-toledo-el-galardon-podria-ser-sometido-a-un-veto#.XhiR0WFEi_Q.twitter

[2] https://www.20minutos.es/noticia/2339351/0/premios/rechazados/piketty/

TEXTO PUBLICADO EN LA REVISTA SINGNUM, COMUNICACIÓN, POLÍTICA & CULTURA  #64

CULTURA SIN TORTURA

En mala educación, todos somos culpables

Por Cuauhtémoc Miranda

EN CUESTIONES EDUCATIVAS, México sigue siendo un país mediocre. En los resultados más recientes del informe del programa internacional para la Evaluación de Estudiantes o Informe PISA[1] (por sus siglas en inglés: Programme for International Student Assessment) estudio que es llevado a cabo por la OCDE a nivel mundial, mide el rendimiento académico de los alumnos en matemáticas, ciencia y lectura, en esta prueba nuestro país ocupa el penoso último lugar.

Sería muy fácil echarle la culpa a los gobiernos anteriores, de que se la han pasado modificando las leyes en matrería de educación, que si era una reforma solo laboral y no educativa, que si todas las leyes anteriores no apoyaban a los profesores, que era una cuestión meramente política; para este sexenio, se habla de que los alumnos estarán al centro de la educación. En fin, en medio de esta danza de “soluciones” nuestro nivel educativo está en caída libre, y este problema es ocasionado por todos.

Esta famosa prueba, evalúa a 600 mil estudiantes de 15 años, en tres áreas torales del contexto educativo, en el más reciente resultado se puso a México en el lugar número 36, de 36 naciones evaluadas, dejando al descubierto un deshonroso último lugar. ¿Quién o quiénes serán los culpables?

La evaluación se aplica cada tres años. Las pruebas estandarizadas como PISA[2] permiten conocer el avance o rezago de las políticas educativas en diversos países. En el caso de México, todos contribuimos a este deterioro educativo, los alumnos, los padres de familia, los profesores, los planes de estudio y todo el que esté ligado al entorno de la enseñanza en nuestro país.

Los alumnos, pieza central del sistema educativo, deben ser más reflexivos y cuestionadores, a la edad en que presentan dicha prueba, ya deben estar claros del futuro que aspiran tener, deben de estudiar y revisar el contexto donde se desarrollan y tratar de hacer cambios a la altura de sus posibilidades; entre más se cuestiones, más pronto llegarán a la transformación deseada, no es solo de decirlo, es de actuar.

Los padres, ellos ya tiene un referente de cómo y qué se les enseñó, la obligación constante es platicar con sus hijos, preguntar cuáles son los temas que están revisando en la escuela, observar los libros de texto solicitados, comparar todo esto con lo que ellos vivieron, si bien hay temas que pueden resultar repetitivos para el alumno, se debe de analizar desde varias aristas para tener una mayor capacidad de adhesión de los tópicos, en ocasiones se pone pretexto el trabajo, pero si es más importante ganar dinero que formar a un hombre o mujer para la vida, habrá que poner en la balanza qué es más importante y, si encuentran algo que pueda provocar confusión, acudir a la escuela y preguntar para poder exigir.

Los profesores, elemento clave del proceso enseñanza-aprendizaje, tienen que dominar la materia o área que imparten, actualizarse, tanto en temas como en métodos educativos, ahora con las nuevas tecnologías, ¿qué tan preparados están los profesores para impartir su materia? Ahora los alumnos con solo un click, pueden tener carretadas de información sobre los temas de la clase, ante esto, ¿cómo debe actuar un profesor? Y en los escenarios donde no llega la tecnología (que quizá esto suceda en gran parte de nuestro país) cómo va actuar el docente. De ahí la importancia de la preparación, ellos son el engrane que hace rodar al sistema educativo. Pero si con marchas y plantones creen solucionar este rezago educativo, están equivocados, no son los medios, ni las formas.

El Gobierno, poco aplicado y que solo da poco dinero al sector educativo, parece que no tiene claro el sentido de la educación, si bien legislar en esta materia no es sencillo, la maquinaria educativa se tiene que renovar para que salga a flote y suba algunos escalones. Hoy en día, parece que se tiene la oportunidad de romper con estos muros que han hecho del sistema educativo mexicano, el peor evaluado a nivel mundial, se podrán tener otros datos, pero la realidad es esta, y hay que modificarla con leyes acordes a la problemática nacional.

Los países con mejor sistema educativo a nivel mundial, según los datos de la prueba PISA son China y Singapur, en ambos sistemas le dieron prioridad a los maestros, la fórmula es tan sencilla como tener a los especialistas de las áreas más importantes impartiendo clase. Habrá que copiar o intentar adaptar las formas en que estos países han logrado mantenerse en los niveles altos de la evaluación, no podemos enfrascarnos pensando y argumentando que esta prueba, obedece a un sistema neoliberal que busca la estandarización de la educación, si esa es la escasa visión, entonces todos debemos dar pasos firmes para mejoras los resultados educativos de nuestros alumnos, porque si generamos ciudadanos pensantes y reflexivos, tendremos una mejor nación, competitiva local e internacionalmente.

Aprovecho este espacio, para agradecer a la Asociación Nacional de Locutores de México por el reconocimiento otorgado como mejor Locutor de Cultura en Televisión, gracias mil. Y a todos los que hacen posible Signum, lectores y colaboradores, un feliz 2020

[1] https://www.oecd.org/acerca/miembros-y-socios/

[2] https://pruebat.org/Inicio/ConSesion/Breves/verBreve/615-que-es-la-prueba-pisa-y-por-que-familiarizarnos-con-ella

 

TEXTO PUBLICADO EN LA REVISTA ELECTRÓNICA SIGNUM.

Cultura sin tortura

Cultivar lo humano

Por Cuauhtémoc Miranda

EN ESTOS TIEMPOS LLAMADOS posmodernos, es mil veces más importante cultivar la tecnología que cultivar el apoyo mutuo. Después de la mitad del siglo pasado, la humanidad ha caída en un individualismo grotesco, aderezado con un exceso de vanidad y uso desmedido de las “nuevas tecnologías” que en nada ayudan a una convivencia armónica e igualitaria. ¿Cuál será el nuevo camino de los seres humanos?

El filósofo lituano Emmanuel Levinas, quien vivió las vejaciones de la Segunda Guerra Mundial, proyectó la trascendente idea de la Otredad, donde expresaba que nos hemos olvidado del otro, del ser que está al lado nuestro, del otro que nos formó y de alguna manera nos cultivó. Un mundo donde la vanidad y las tecnologías, lejos de acercarnos, nos van alejando más.

Desde el momento de comenzar el día, nos disponemos de forma inmediata a utilizar las tecnologías, traducidas estas en el uso del celular, la tablet o hasta el mismo televisor. Nos cuesta trabajo no estas conectados, creemos que la vida no se lleva mejor, nos sentimos aislados, desconectados del mundo. ¿Cómo habrán transcurrido los diversos momentos para las viejas generaciones? Ellos no contaban con alguno de estos aparatos, por eso quizá convivían y conversaban más, aprovechaban cada instante de su convivencia en grupo. El mismo Levinas subraya: no escuchamos, ni vemos al otro, simplemente nos convertimos en seres indiferentes e individualistas.

¿Ubica alguna persona sin celular? ¿Cómo pasa la vida? ¿Verdaderamente lo requiere? En estos tiempos de inseguridad, un móvil ayuda a tener un ligero sentimiento de seguridad, nos ofrece estar en constante comunicación con nuestros seres queridos, pero fuera de eso, ¿le damos un justo valor a esa tecnología? Lo cierto es que no. Creemos tener en la palma de la mano todo el universo de conocimiento, valoramos cada mensaje de Twitter, Facebook, creyendo que es lo último y más importante del quehacer cotidiano, pero no es así; tan solo en cifras el 50% de los adolescentes se considera adictos; el 48% de los que pasan más de cinco horas con su teléfono ha reportado sentimientos de depresión, aislamiento o suicidio,[1] trastornos muy de la época posmoderna, es importante ubicar, estas herramientas pretenden tener a un público activo y cautivo para poder venderle productos y/o servicios, ayudando así a incrementar la vanidad o ego de quien lo consume.

Todos tenemos de fábrica un grado de vanidad, el tener la oportunidad de observarnos al espejo, nos debería de ayudar a reflexionar primero sobre nosotros mismos y luego sobre los demás, el problema radica en el equilibrio, este está partido y solo dirigimos la mirada a un solo sentido, al yo; los demás quedan fuera, no existen. De ahí que el pensamiento del filósofo Levinas cobre fuerza en estos tiempos, incluso retoma un mayor impulso en comparación con el siglo pasado.

El caldo de cultivo de la época posmoderna, contribuye a incrementar la brecha entre el individualismo y el intento por generar el llamado bien común. Hay tres premisas por las que vale la pena apostar; primero, ser feliz, segundo, ocupar medios lícitos para obtener esa felicidad y tercero, ayudar a otro para encontrar la posibilidad de ser feliz; pero el último apartado se ha olvidado, y creemos que la felicidad se obtiene sin el apoyo de nadie o aplastado a los demás sin importar el medio, pero es importante no olvidar nuestra pertenencia a un grupo en donde todo lo realizado, lleva a una repercusión y en la medida de lo posible se debe de apoyar a los demás, para lograr ese sueño de el bien común.

Es momento de ubicar todas nuestras acciones en un equilibrio adecuado, las herramientas siempre serán necesarias para el desarrollo del hombre, pero no nos podemos dar el peligroso lujo de estar dependiendo siempre a ellas. Somos seres sociales y estamos obligados a contribuir al mejoramiento de las relaciones con el otro, para así cultivar una mejor humanidad.

 

[1] https://elpais.com/tecnologia/2018/02/09/actualidad/1518209058_401300.html

 

TEXTO PIBLICADO EN LA REVISTA SIGNUM, COMUNICACIÓN, POLÍTICA Y CULTURA.

CULTURA SIN TORTURA

Morirán las lenguas

Por Cuauhtémoc Miranda

TODOS LOS IDIOMAS DISCRIMINAN, si no se domina o se comprende otra lengua, en automático se está fuera de las ideas y de la posibilidad de acceder a otras concepciones del mundo, los primeros grupos pobladores de esta tierra, buscaron diversas formas para comunicarse, una de ellas fue el idioma, con este pretendían que otros grupos no entendieran lo transmitido, en la mayoría de los casos se hacía esto por estrategia de guerra o simplemente por hacer a un lado a otros sectores. En estos días, la hegemonía idiomática y la globalización, están dando al traste con otras lenguas que en pocos años desaparecerán y ya no tendrán más cabida en el escenario global. Hablar de esto conlleva una falta de sensibilidad atroz, porque al matar una lengua, se termina para siempre con toda una tradición e historia, ambos necesariamente ligados a una cultura.

México cuenta con 69 lenguas nacionales (68 indígenas y el español)[1] entre las más conocidas se encuentran el náhuatl, mixteco, tzeltal, zapoteco y tzotzil. Estas lenguas seguramente las hemos escuchado y no nos hemos percatado de que se trata de alguna de ellas. Los movimiento migratorio generados por la búsqueda de oportunidades que hace aventurar a la gente a las grande ciudades o el dejar su comunidad por cuestiones relacionadas con la violencia o el crimen organizado, han sido factores para llegar a las zonas urbanas y emplearse en diversos trabajos que van desde el doméstico hasta el de la construcción, provocando paulatinamente la poca práctica de la lengua materna. En esta misma línea, muchas lenguas están condenadas a la desaparición total, tal es el caso del paipai, humiai, tan solo esta última, cuenta con 200 hablantes en Baja California, y lenguas de origen Maya como el quiche y el exil[2], también están a minutos de la extinción. De acuerdo con datos del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas, por la falta de políticas y priorización para los idiomas de pueblos originarios, más del 90% habrán desaparecido en 2100[3].

El que un idioma se transforme es parte de un ciclo del propio lenguaje, pero el que una lengua muera en estos tiempos, es una falta de total desinterés de los gobiernos y sobre todo, falta de sensibilidad que arroja una tremenda discriminación a los pueblos originarios de las diversas zonas de América y de México en especial. Cabe mencionar el ejemplo de Paraguay, es este país sudamericano, además del español como lengua oficial, se tiene el guaraní, que en la medida de lo posible, se enseña a los niños en el periodo de educación básica, incluso ellos mismos reconocen que solo el 30% de la población habla esta lengua indígena[4], situación que se tiene que reforzaría para incrementar el número de hablantes. Imagine este escenario, es como si en México, se les enseñara a nuestros niños y niñas la poética lengua náhuatl, eso nunca pasará, mejor aprender inglés y computación, estos lenguajes son la llave del futuro y ofrecen mayores oportunidades a diferencia de conocer una lengua autóctona.

En nuestro país, otro factor que ha marginado, no solo a los grupos naturales, sino a las lenguas del lugar, es el cierra de estaciones de radio indígenas, en la República se cuenta con una gran variedad de radiodifusoras que transmiten en lengua, estas radios, apoyan directamente a los pueblos manteniéndoles información en todo momento en su idioma natal, de cancelarse el permiso de transmisión, estas ondas hertzianas, no apoyarán el proceso de oralidad para mantener un lenguaje. Las radiodifusoras, en gran medida, permiten la retención de la lengua, permiten conservar, por medio de la escucha, las construcciones gramaticales, ayudando a la permanencia, pero este ejercicio está en riesgo, porque las frecuencias no podrán dar el paso a la digitalización (a la modernidad) orillándolas a dejar de transmitir para la comunidad y así, terminar en el olvido.

La desaparición de algunos idiomas será inevitable, solo nos resta intentar que esta pérdida, no sea de dimensiones fatales, porque al morir una lengua muere toda una cultura y muere también otra forma de percibir la vida y el mundo, intentemos salvar la historia a través del aprendizaje de una lengua indígena.

[1] https://www.gob.mx/cultura/es/articulos/lenguas-indigenas?idiom=es

[2] https://www.lajornadamaya.mx/2019-04-07/A-punto-de-desaparecer–40-de-las-68-lenguas-habladas-en-Mexico

[3] https://www.excelsior.com.mx/expresiones/en-riesgo-la-diversidad-linguistica-unesco-exige-estrategia-de-preservacion/1329748

[4] https://www.lajornadamaya.mx/2019-04-07/A-punto-de-desaparecer–40-de-las-68-lenguas-habladas-en-Mexico

TEXTO PUBLICADO EN LA REVISTA SIGNUM, COMUNICACIÓN, POLÍTICA Y CULTURA.

CULTURA SIN TORTURA

premio.png

Comparto con orgullo el reconocimiento que la

Asociación Nacional de Locutores de México, A.C.  

me ha otorgado al trabajo de varios años dentro de los medios de comunicación.

Gracias mil.

IMG_0037

 

 

CULTURA SIN TORTURA

Sin espectador no hay espectáculo

Por Cuauhtémoc Miranda

EN MÉXICO 6 DE CADA 10 PERSONAS mayores de 18 años acuden a eventos culturales. Se podría pensar que esta cifra es alentadora, pero la realidad es que cada vez disminuye el número de espectadores a este tipo de escenarios. De acuerdo con el Módulo sobre Eventos Culturales Seleccionados (MODECULT) que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEG), para el año 2016, 64% asistió a eventos, en el 2017 la cifra de asistencia oscilaba en el 59%, ya para el 2018 pasó a 58.1, esto refleja una tendencia considerable a la baja. Algo se está haciendo mal en materia de promoción cultural, ya que en nuestro país la mayoría de estos eventos son gratuitos y a pesar de ello la gente no está asistiendo.

El estudio realizado por el INEGI enmarca los siguientes rubros, proyección de películas o cine, conciertos o presentaciones musicales en vivo, exposición, obras de teatro y espectáculos de danza. De estos, al que más asiste la población es al cine con un 86.7%, le sigue los conciertos con 46.5%, exposiciones con 33% y ya muy rezagados el teatro con 26.6 y la danza con 22.7%, si bien estas cifras reflejan una variedad de gustos, lo que más arroja es cómo las familias van inculcando ciertos espectáculos a los niños, costumbre que sirve para motivarlos a realizar alguna de las corrientes culturales antes mencionadas. Al ser el cine la más aceptada, en automático pone en desventaja a las otras áreas culturales.

En cuestiones de género, también se da una movilidad de tomarse en cuenta, las mujeres asisten con más regularidad a presentaciones de danza y teatro, mientras que el sexo opuesto le gusta más asistir a exposiciones o conciertos de música en vivo y a todo color. Lo anterior puede ser resultando de cuestiones un tanto cuanto estéticas, o la percepción que se tiene a diversos espectáculos, también quizá para la mujeres resulta más complicado asistir a eventos un poco más masivos que a los hombres.

Como pretexto para asistir a situaciones culturales, el estudio también ofrece datos interesantes, solo el 11% de la población acude a estos eventos sin ningún tipo de estímulo, es decir, por amor al arte, mientras el resto acude por obligación, 5% es llevado por la familia, 24% asiste porque las escuelas lo piden como tarea para diversas materias, y el porcentaje restante equivale a que ambos ámbitos los fomentan. Sería importante entonces que desde ahora se vaya generando una costumbre donde se estimule la asistencia a un universo amplio de cuestiones culturales.

Cabe destacar que cuando la gente va de vacaciones a otras ciudades, lo que menos busca visitar son eventos culturales, prefiere visitar las plazas o edificios principales, realizar compras o degustar solo la gastronomía del lugar. En otro análisis también importante se mostró que el medio por el cual la gente se informa del menú cultural, es a través de la televisión, donde casi el 50% se entera de dicha oferta. La internet como medio actual de difusión solo ha ayudado a difundir el cine en mayor medida y después las exposiciones.

Con el poco presupuesto que cuenta la Secretaría de Cultura, será importante que una partida la destine a la difusión y promoción de las artes, si bien ya se ocupa para la generación de la oferta, el registro considerable de un descenso de espectadores debe poner en alerta a todos los sectores involucrados. Habrá algunos que se difunden solos, pero los que no, se tienen que dar más a conocer. Imagine usted un teatro vacío o un recinto cultural sin auditorio. Urge fomentar la cultura, porque de no haber público, seguro se acaba el espectáculo.

TEXTO PUBLICADO EN LA REVISTA SIGNUM, COMUNICACIÓN, POLÍTICA & CULTURA. N°59

CULTURA SIN TORTURA

Todo sigue igual

Por Cuauhtémoc Miranda

UNO DE LOS GRANDES PENSADORES que ha dado este país fue Don Fernando Benítez, (1912-2000), periodista, escritor, editor e historiador mexicano. En uno de sus más conocidos textos La ruta de Hernán Cortés , en el primer capítulo titulado “En el principio era el mito” nos ofrece una serie de reflexiones que a la distancia resultan de gran vigencia en este mundo del siglo XXI, que por momentos simularía generar ideas novedosas y de gran trasecendencia, pero en escénica, la historia se repite dejando todo igual. El maestro Benítez considera al mito como este gran medio por el cual se cuentas miles de historias; para él, antes de cualquier escrito, estaba la anécdota, la vivencia, la narración contada de boca en boca con miles de palabras cargadas de fantasías; en las voces de los antiguos pobladores se recreaban los sucesos más importantes de la vida de los hombres.

En este documento publicado en 1950, el periodista Benítez, desde la primera línea afirmaba, “El mundo de nuestros días es una gran casa conocida, minuciosamente, hasta en sus últimos rincones”. Hoy gracias a los medios de comunicación, tanto los tradiciones como los de las nuevas tecnologías, hacen de este mundo un lugar donde se puede saber todo de todos, con un simple buscador electrónico podemos adentrarnos a cualquier sitio, desde un museo hasta una ciudad entera, pero de ese todo deslumbrante y brillante, qué tanto puede convertirse en un intento de realidad aumentada, donde lo verdaderamente real se puede salir de contexto, ese es el reto de los nuevos internautas, determinar qué es falso de lo que lo no es. Ahora imaginemos este escenario potencializdo con las redes sociales, desde un movil se puede ingreser a una gama de imágenes e información acerca de los habitantes de esta gran casa que compartimos todos, ¿en verdad será muy importante conocer la vida de los demás? Queda en cada uno de nosotros ofrecerle el justo valor a esa ondnada se informacion.

Con una comporativa certera y aguda, el maestro argumentó que “los puertos han sido siempre los grandes mentideros del mundo, las antesales colmadas de rumores y secretos, los dinteles por donde se filtrán el misterio y el perfume de lo desconocido”. Puntual y acertada reflexión del profesor Benítez, los que se hacían a la mar, llegaban con el ánimo de compartir todas sus experiencias de viaje, algunas historias, las menos, eran apegadas a lo realmente vivido, otras, las más, eran producto de la imaginación, de llevar a la mente más allá de la frontera entre la realidad y la ficción; pero la gente las disfrutaba, las seguía, fortelecidas todas estas narraciones, por la ignorancia del receptor; en pocas palabras, hoy la Internet, se ha convertido en ese gran puerto dónde llegan las mentiras, esas verdades a medias que tanto hacen daño, penetran el imaginario colectivo y lo peor, dificilmente desaparecerán.

Acerca del uso del lenguaje, el también editor no se quedó al margen del análisis, él decía: “El mundo antiguo se distinguía por el ambiente poético que no tiene el nuestro”. Qué hemos hecho de las palabas y de los contextos, paracen de otra sintonía, con formas degenerativas del lenguaje queremos estar en comunicación, cómo es posible que en una reunión, todo están viendo el celular, sin hablar, solo se llenan de las falsas ideas, contenidos vacios, pero queda claro, desde la antigüedad hemos perdido ese ambiente poético. Habrá que retomar esa cadencia poética de la vida, y regresar al sentido de la charla anecdótica y llena de emoción, para ser parte del grupo de las pocas historias verdaderas para así, lograr ser más reflexivos.

Sin lugar a dudas, las ideas vertidas por el maestro Fernando Benítez cobran gran vigencia. En estos tiempos posmodernos se trandrá que retomar un poco de lo planteado por este historiador, porque en el fondo seguimos siendo los mismos.

TEXTO PUBLICADO EN LA REVISTA SIGNUM

A %d blogueros les gusta esto: